La bestia con un millón de espaldas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Podría ser así

Así... ¿cómo? Pues así: Lo que ven es una recreación de lo que podría ser la versión portátil del ZX...

Cerrar