Amics per sempre

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. josepzin dice:

    Me cuesta imaginar a esa Barcelona pre-juegos olimpicos, yo la conocí en 1999 con el aspecto actual.

  2. Leo Rojo dice:

    Yo sí que estuve un par de veces durante los primeros años ochenta, y pese a ser una ciudad costera no tenía salida al mar a excepción del puerto, y desde luego ni playa ni nada. La zona que actualmente ocupa el barrio olímpico, el Poble Nou, era mitad polígono industrial abandonado mitad poblado chabolista, y en general toda la ciudad transmitía una imagen bastante cutre. Volví de nuevo en 1995 y el cambio había sido radical. Un contraste absoluto con La Cartuja de Sevilla, muchas de cuyas instalaciones actualmente se pudren víctimas del abandono porque nadie ha sabido cómo reutilizarlas.

  3. josepzin dice:

    Joder… conozco todas esas zonas y son muy bonitas, hay montones de espacios para paseos, playas y esos barrios estan muy bien.

    Menudo desperdicio lo de Sevilla entonces…

  4. Leo Rojo dice:

    Lo de Sevilla es, por decirlo de un modo suave, tristísimo. Mi novia estuvo en la Expo y cuando volvió años después se quedó de piedra por lo que vió. En internet hay muchas webs que ilustran cómo se desperdició el legado de lo que por otra parte fue poco más que pura y simple especulación. Un invento montado muy a la manera “tipycal spanish” de forma diametralmente opuesta al de las Olimpiadas, con falsificación descarada de cifras (de presupuesto, de visitantes, declarando al cierre 700 millones de pesetas de beneficio para luego descubrirse que se habían perdido 35.000…) y bastante descontrol al menos hasta la apertura oficial del recinto. La profunda Ejpañah andalusa presente en cuerpo y alma. Sobran comentarios, me temo.

  5. josepzin dice:

    Basicamente un poco de lo que se vio a nivel país durante estos años de bonanza… :/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Haciendo el Topo

Uno de los hechos que más me sorprendieron durante los primeros meses de 2012 fue la poca repercusión que estaba...

Cerrar