El matamarcianos definitivo

4 responses

  1. OscarBraindeaD dice:

    Hola a todos,
    recientemente le he dedicado algunas partidas a la versión spectrum y sigue pareciéndome tan buena Y TAN DIFÍCIL como hace 25 años… En un alarde de habilidad sin precedente en mí, conseguí llegar hasta el tercer nivel. Algo homérico. La versión de Amiga también merece un repaso y, quizá porque me parece más fácil, me gusta más. gran juego y gran artículo.

    Salud

  2. Leo Rojo dice:

    Uridium sigue siendo perfectamente jugable hoy como lo era hace veinticinco años, ideal para matar esos ratos en los que uno no sabe qué hacer. Y eso que su dificultad es muy grande, no digamos ya si la comparamos con la media de los juegos actuales. Yo, al igual que tú, raramente logro llegar más allá de la tercera fase; de hecho, sólo una vez recuerdo haber llegado a la quinta o sexta, y eso fue cuando todavía tenía el Spectrum en casa…

    Pero este invento tiene “algo”, no cabe duda.

    La versión de Amiga está bien, pero a mí me marea y no aguanto jugando durante mucho tiempo. Prefiero la original.

    Gracias por el comentario y por las loas al artículo, que se agradecen 🙂

  3. Uno que llega dice:

    Buen repaso, pero necesito decir algo en voz alta: ¿por que el “gran” steve turner? Dominic robinson programaba casi todo, john cummings hacia los graficos (no siempre stewphen crow) y turner solo hacia la musica (una unica pieza, corta, que sonaba en la pantalla de titulo)… Y luego se llevaba el merito! Si solo ponia la cara! Por lo demas ya habeis dicho todo. Un saludo.

  4. Leo Rojo dice:

    Uno: Hombre, ya sólo por Ranarama el tito Turner se merece el calificativo de grande:

    http://www.elspectrumhoy.es/el-bryan-ferry-del-bit/

    Es cierto que no todo lo que se hacía en Graftgold lo programaba él (a fin de cuentas era el jefe), pero tuvo tiempo de demostrar sobradamente su valía. Mismamente Avalon, del que él es autor, ya es un buen juego aunque con los años haya perdido caché.

    Y lo cierto es que, aunque no hubiese hecho nada en materia de programación, ya sólo como gestor demostró un ojo clínico y un saber hacer que dejan en evidencia a tipos que en ese aspecto se creían más listos que él, caso de David Ward en Ocean o Paul McKenna en Odin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Fotakas

Ayer decidí que ya era hora de facilitar a los lectores el acceso a las subscripciones RSS de la web,...

Cerrar