C-64, el deseado

4 responses

  1. josepzin dice:

    No conocía esta vena commodorífica tuya

  2. Leo Rojo dice:

    Es que creo que hasta ahora no la había confesado por aquí ;-). Pero sí, huebise sido feliz teniendo este ordenador en casa.

  3. TobiSham dice:

    Tengo el mismo recuerdo que tú de pequeño; yo estaba contento con mi CPC464, pero un colega tenía un C64 y alucinaba del scroll perfecto del paperboy y de la música de otros tantos.

    De hecho, me falta un C64 para completar mi colección de los cuatro fantásticos de los 8bit, tengo un A500 pero no le he llegado a coger retrocariño 😛

  4. Leo Rojo dice:

    Es que como ya comento en el texto, el Amiga jugaba en otra liga distinta. Evidentemente es un clásico, en una forma distinta a los cuatro grandes de 8 bits. Puede que sea porque Sprectrum, Commodore 64 y demás los tuvimos cuando éramos más críos. Para muchos fueron nuestros primeros ordenadores personales y luego pasaríamos al Amiga, el ST o el PC, pero para entonces ya éramos adolescentes que pensaban en más cosas aparte de en nuestro ordenador. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Apocalipsis Z

La industria europea del videojuego nunca ha disfrutado del lugar que merece en los libros de historia. Es una situación...

Cerrar