Me ha gustado este vídeo en el que Kim Justice comenta TODAS las conversiones de los arcades de Sega realizadas para Spectrum con licencia oficial de la firma:

En los ochenta Sega lo fue todo en el mundo de los videojuegos, o casi. Como una de las empresas más influyentes del sector merced a su presencia en los salones recreativos del mundo entero, se situó en la cima gracias a una gama de productos tecnológicamente avanzados, muchos de los cuales marcaron un hito que todavía hoy se recuerda. La popularidad de la firma era inmensa, y no sorprende nada que una parte sustanciosa de su catálogo (cuando no todo él) fuese objeto de conversiones para los ordenadores domésticos más populares de la época.

Centrando las cosas en torno a lo escrito en el párrafo que abre este texto, fueron casi cuarenta los programas comerciales lanzados para Spectrum bajo licencia de Sega a partir de 1985 y hasta 1992, la mayoría bajo el paraguas de U.S. Gold y Activision. Huelga decir que con una trayectoria tan amplia hay sitio para todo: se hicieron conversiones extraordinarias como After Burner, sorprendentemente buenas como Spy Hunter, algunas ni fu ni fa como Zaxxon (eso que ahora solemos definir como meh, siguiendo cánones de moda), mientras que otras como Buck Rogers fueron malas cuando no directamente atroces, en especial a partir de los años 90. Hubo proyectos demasiado ambiciosos que se pasaron de frenada como Altered Beast, y otros como Out Run fueron objeto de polémicas enfrentadas entre quienes sostenían que el juego era una puta mierda (el caso del propio Justice) y quienes pensaban, como yo, que tratándose del Spectrum la cosa no estaba tan mal teniendo en cuenta sobre qué cacharro debía correr, cuyo parecido con la máquina original diseñada por Yu Sukuki era comparable al que podrían tener Beyoncé y Donald Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.