No, no es cuestión de atiborrarse como un cerdo antes de salir de casa a partirse la cara con el resto del mundo dando las gracias por ello (porque trabajar es un privilegio, ya sabéis). Me refiero más bien a algo como esto:

Por si os interesa, podéis comprar esta preciosidad aquí. Vuestro desayuno diario no volverá a ser el mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar