¡Dios mió, al final lo hicieron!

Hará cosa de año y medio publiqué un artículo sobre la versión para Spectrum de The War of the Worlds. Basándose en la obra musical del compositor Jeff Wayne, inspirada a su vez en la novela de HG Wells, el quinceañero Nigel Taylor pergeñó el que posiblemente sea uno de los juegos comerciales más flojos del catálogo del Spectrum, que ya es decir. El invento no sólo era técnicamente chusco y potencialmente soporífero, sino también casi imposible de resolver: lo difuso de las instrucciones, ciertas peculiaridades en la jugabilidad y el hecho de que no existiesen guías que ayudasen a completarlo daban a entender que nadie se atrevería con él. O eso creía yo, hasta que unos días me topé con esto en el Youtubarro:

Aunque lleve un año colgado, no por eso deja de ser noticiable que una persona haya tenido los redaños necesarios para acabar este fistro, lo que tal vez convierta este vídeo en uno de los más memorables con el Spectrum como protagonista. Insistimos: las instrucciones originales del juego son como una hoja en blanco y jamás se publicó guía alguna en una revista, por lo que el individuo responsable hace gala de una mente de hielo y una paciencia infinita al objeto de batir un récord. Porque The War of the World era uno de los pocos videojuegos comerciales para Spectrum que continuaban pendientes de resolver, creo yo, y dado que se publicó en 1984, de ser cierto al cien superaría de largo la marca establecida por el conversacional español Zipi y Zape, que tardó la friolera de veinte años en ser resuelto a causa de un error cometido por su autor al diseñarlo. Sea como sea, no tendría inconveniente en pagarle una cena al tío que lo ha logrado. O la factura del psiquiatra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.