Nada como una actualización rápida para poner en marcha la web tras las vacaciones de Semana Santa.

Y para ello nada más útil que subir una nueva partida al canal de YouTube, en esta ocasión del programa con el que Santiago Abascal y su camarilla aprendieron las artes de gobernar. Dictator no es ni de lejos el mejor juego de Don Priestley, pero con el tiempo ha acabado siendo uno de los más recordados tanto por su particular temática como por su sentido del humor, teñido con una mala leche soterrada en cuya aplicación el irlandés era todo un maestro. Así lo demostró a lo largo de su carrera y este juego, sencillo pero muy divertido, no es la excepción.

Mike Myers logra aguantar 10 meses al frente de su particular gobierno bananero.

6 thoughts on “El gran dictador”
  1. Tu comentario sobre Abascal sobra en una página cuya temática no es política. Es la típica chorrada por la que la gente se te puede ir, esto no es tu cuenta de Twitter. Ahora adjetívame en base a tus prejuicios ideológicos. Me he puesto anónimo. Pero es un consejo que te doy de buena fé.

  2. ¡El juego preferido de Pablo Iglesias antes de perder el tiempo en Netflix! Todo menos trabajar, claro. Dictator, parece que supiesen lo que nos veía encima con estos.

  3. Nadie: Te responderé usando palabras que hasta alguien como tú podrá entender fácilmente: aquí mando yo, y si no te gusta, pues te jodes. Te lo digo de buena fe, eh

    Precisamente, esto no es Twitter, Facebook ni otra mierda de red “social” por el estilo, donde un troglodita puede amenazar a alguien de muerte sin consecuencias pero no se puede escribir “marica” porque es incitar al odio. No vengas a darme lecciones, anda.

    Y además, tampoco tienes ni puta idea de quién soy. ¿Quién te dice que ese comentario no tiene una base verídica? 😉

  4. Miliu: El trabajo no es un privilegio, es una mierda. Y tanto él como quien le acompaña (otra que tal) son muy conscientes de eso.

  5. Leo, soy el de antes.
    Te lo dije de buena fe, era un consejo. Ni siquiera sabes si yo soy de Vox. Es un poco chocante que digas que Abascal quiere ser un dictador, para contestarme que aquí dictas tu (lo que no deja de ser cierto, para algo es tu página, pero la respuesta es… chocante).
    Estás enfermo de odio.

    Me voy. A ti te dará igual, pero no son formas de tratar a tus lectores.

  6. Nadie: Me importa una mierda quién seas tú. Da la cara o escríbeme un privado, pero no tengas la jeta de escudarte tras un nick para decirme qué puedo o no puedo escribir en mi puta web.

    Tomátelo como quieras, que me da igual. Yo trato a mis lectores como se merecen, y en tu caso es lo que he hecho. Nada más ni menos.

    “Estás enfermo de odio”. Y todavía tendré que tomármelo bien, hay que joderse la desfachatez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar