Eso puedes exclamar cuando te dispones a jugar una partida con este clásico del Spectrum:

Porque eso es Space Raiders, ni más ni menos. En 1982, este clon de Space Invaders mostraba el salto experimentado por la informática en el transcurso de sólo cuatro años: un juego programado para correr en un modesto ordenador casero de 16 Kb superaba al originario de una máquina de bar. No solo tenía mejor aspecto, sino que además resultaba más simpático y hasta más divertido.

Un juego magnífico, en resumidas cuentas, muy útil para pasar el rato con nuestro ordenador favorito e incluso unas risas jugándolo en casa con los amigos. A un servidor de ustedes le dio un buen día por grabarse jugando, a ver hasta dónde podía llegar, y aquí está el resultado: tras un primer intento muy regulero en el que apenas superé los 7.000 puntos, a la siguiente logré superar la barrera de los 8.000, lo que podríamos considerar como dentro de lo aceptable. El listón todavía puede subirse un poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Cerrar