Y llegó el 86

En nuestra sociedad cada primero de enero se considera especial porque supone una especie de nuevo comienzo. O al menos eso es parte de lo que nos venden, aunque a la hora de la verdad la vida del 99,99% de la población sea tan prescindible y miserable como solía serlo el año anterior. Muchos ven en esa fecha tan señalada la oportunidad de redimir sus pecados proponiéndose una serie de metas que luego, una vez superada la pertinente resaca, suelen quedar aparcadas hasta la siguiente Nochevieja. Las borracheras y el atolondramiento generalizado del personal tal vez permitan follar con más facilidad, siempre y cuando la cantidad de alcohol ingerida no llegue al extremo de impedir acertar en el correspondiente agujero; pero a mí lo que más me mola es la oportunidad de sostener una conversación tal que como esta:

–        ¡Año nuevo vida nueva, tío!

–        ¿Año nuevo, vida nueva? ¡Eso será para tu puta madre! ¡Yo tengo que seguir yendo a currar para pagar las facturas como el año pasado!

Sin embargo, a lo largo de la historia sí que ha habido algún primero de enero más especial que otro. Hace veinticinco años por ejemplo, el primer día del año 1986 España dejaba por fin de ser diferent al resto de Europa, al menos a priori. La “Europa de Los Diez” (así, todo en mayúsculas) pasaba a ser “de Los Doce” merced al ingreso de España y Portugal en la Comunidad Económica Europea. Muchos vieron en aquello el auténtico final de la Transición y, efectivamente, el comienzo de una vida nueva y mejor.

¡Que viva la CEE, coño!

Como si aquello fuese contagioso, el 1 de enero de 1986 también marcó el inicio de una nueva era para el Spectrum. El año acabaría de forma bastante extraña, con los despojos de Sinclair vendidos a Amstrad pero con la salida del +2, quizás el Speccy más recordado. Para el software fue sin duda un gran año. Hay quienes opinan que fue el mejor de la historia del videojuego europeo, y no les faltan razones para creerlo teniendo en cuenta que la cosa empezó con Fairlight o Saboteur y acabó con Thanatos o The Great Escape. En medio me dejo muchos más programas que hoy día también son clásicos por derecho propio, como por ejemplo Batman. A la espera de lo que pueda deparar este recién estrenado 2011 que de momento no ha empezado bien, al menos podremos pasar el rato echando unas partidas con todos los juegazos que cumplirán veinticinco añazos durante los próximos doce meses. Algo es algo…

También en 1986 el aperturismo político de Gorbachov continuó con paso firme, dispuesto a mostrar a Occidente las bondades de un mundo desconocido.

One thought on “Y llegó el 86

  1. Sip… en lo retro empezamos con unas noticias nada prometedoras, la Retromadrid cancelada!!

    Pero bueno, lo que mal empieza bien acaba!!! ¿era así no??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.