Versión extendida

Treinta años no son nada. Al menos no para el ZX-81, que sigue muy vivo gracias al apoyo de miles de fans. Y me encanta comprobar que esos fans no lo son de boquilla, sino que trabajan en la medida de sus posibilidades para que sus máquinas favoritas no sean olvidadas, con resultados muchas veces espectaculares. Lo último viene de estos tíos, que se han currado una especie de DivIDE para el microscópico antecesor del Spectrum que amplía increíblemente sus prestaciones, que van desde ampliar la memoria RAM del kilobyte inicial hasta los 32 a permitir la carga instantánea de programas gracias a su lector de tarjetas SD.

ZX-81 + chisme de marras = pasada total.

Y si el hermano pequeño del Speccy está de enhorabuena su “primo” no iba a estarlo menos: Un forofo español de los ordenadores clásicos es el responsable de un lector de tarjetas SD para el QL, cuyas posibilidades recuerdan a las de otro invento del que ya di buena cuenta aquí. De momento se encuentra en fase de desarrollo, pero media retroscene ya está babeando ante lo que promete:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Chernóbil mola mil

La madrugada del 26 de abril de 1986 los técnicos que trabajaban en el reactor 4 de la central nuclear...

Cerrar