Vendiendo el amoto, part deux

Pero un amoto la mar de guay. Concretamente este:

En abril de 1984 Amstrad PLC presentaba su nuevo ordenador personal, el CPC, y cumplía así el sueño de Alan Sugar de competir de tú a tú con los gigantes de la informática doméstica. Sinclair y Commodore dominaban Europa con sus máquinas y no pocos desconfiaban de un aparato que desembarcaba quizás algo tarde, en medio de un panorama de saturación en el mercado. Pero no contaban con Alan Sugar, un hombre hecho a sí mismo que había empezado vendiendo fruta con una camioneta desvencijada hasta levantar un imperio que entre 1980 y 1983 aumentaba sus beneficios una media del 50% anual. Su empuje y el trabajo a destajo del jefe de diseño Roland Perry, que lideraba un equipo muy reducido de personas, hicieron posible lo imposible y en tan solo ocho meses dieron la vuelta a un proyecto que había echado a andar como una pesadilla cuajada de problemas aparentemente irresolubles. El Amstrad CPC funcionaba, pero ahora tocaba la parte más difícil del reto: venderlo. Y venderlo bien, claro. Para ello, la empresa se curró una demo específica para los ordenadores expuestos en tiendas y almacenes y así llamar la atención del comprador potencial. Era una idea casi tan novedosa como el propio ordenador, cuya robusta y elegante carcasa “todo en uno” enseguida se convertiría en una seña de su identidad. La estrategia funcionó: el CPC se produciría hasta 1990, vendiendo alrededor de tres millones de unidades en diversas variantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.