Tat zing kaled Madriz Geims Wik

No es la primera vez que nombro en esta web al Blog de Manu, especialmente cuando se trata de aprovecharme de él utilizando sus excelentes reportajes fotográficos sobre certámenes a los que yo no puedo (o no quiero) acudir. Tal es el caso de la Madrid Games Week celebrada a principios del pasado mes de noviembre. Básicamente consistió en el antiguo GameFest de vuelta a la palestra con otro nombre (y otros organizadores) luego de no celebrarse en 2012. Al igual que ocurrió con aquel certamen en su primera edición, no pude acudir y he dedicado los últimos días a leer reseñas de otros medios para hacerme una idea de cómo estuvo aquello y, de algún modo, disfrutar del sarao sin necesidad de hacer acto de presencia en él. De entrada, lo primero que sorprende es ver el enorme recinto de exposiciones prácticamente vacío: la organización tuvo el detalle de reservar un día para que profesionales y voceros de la Red pudiesen visitar el tinglado sin necesidad de compartirlo con miles de visitantes. Aunque sigo pensando que esta clase de eventos tienen cada vez menos justificación en la sociedad actual, no niego que la próxima vez pediré una acreditación, aunque sólo sea por darme el gustazo de recorrer un lugar como ese sin tener que abrirme paso entre un montón de chusma.

Por supuesto, el Spectrum también tuvo su hueco en la MGW. Foto: Manuel Sagra.

Con todo, lo mejor que cabe esperar es que si el festi vuelve a celebrarse el año que viene lo haga cambiando su ridícula denominación, influencia de la nefasta caterva de palurdos que gobierna Madrid desde hace ya demasiado tiempo. La misma empeñada en disfrazar su aire rancio y provinciano nombrando en inglés cualquier evento que se celebre en la capital, cuando ella misma es incapaz de conjugar el verbo to be sin quedar en evidencia. Dime de qué presumes y te diré de lo que careces.

Accede al reportaje sobre la MGW en El Blog de Manu pinchando aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lección sobre cómo convertir el plomo en oro

Si hay un género que ha contribuido como ningún otro al mundo de los videojuegos ese es sin duda el...

Cerrar