Tambores de guerra

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Javi Perez dice:

    Probablemente por los años que uno va ya acumulando, yo me considero mucho más apegado a esa primera época del Spectrum en la que los juegos eran radicalmente diferentes a los que se fueron publicando, digamos, a partir de 1985.

    Este juego en concreto es uno de mis favoritos de ese tiempo, simpleza, adicción y jugabilidad a tope, un juego que apenas envejece y que es jugable a tope hoy día. Como nota negativa, quizás el control con teclado era un poco complejo (la fila de números), y a veces te lías con el arriba-abajo. Por lo demás, perfecto…una gozada eso de reservar bombas y descargarlas al final en el muelle, subidón! 😉

  2. Leo Rojo dice:

    Pues sí, puede que sea cosa de los años, pero a mí me ocurre lo mismo y cada vez prefiero más los primeros juegos lanzados para el Spectrum, en general muy en la línea de cualquier recreativa de la época, antes que a muchas de las sofisticadas videoaventuras que caracterizaron sus años de gloria. Una partida con The Fith Quadrant puede estar bien de vez en cuando, pero no encaja con mi actual planteamiento de “Spectrum = matar el rato tras la siesta o antes de cenar”. Para tirarme dos horas seguidas jugando me pongo con GTA IV o Gothic 3. No digamos ya si ando en el Metro trasteando con el móvil.

    En cuanto al control de Harrier Attack resulta curioso comprobar cómo con un móvil táctil se maneja incluso mejor que en un Gomas de verdad. En su momento, a fuerza de usarlas a todas horas, estábamos acostumbrados a utilizar las teclas del cursor para jugar. Hoy, sin embargo, resultan muy incómodas. Queda claro que hemos perdido pericia xD.

  3. josepzin dice:

    De aquellas épocas tengo algunos dibujos de mi “proyecto de videojuego sobre las Malvinas” aunque obviamente desde el punto de vista argentino 😀

    En mi tontería patriótica, el juego terminaba cuando al final los ingleses ganan y en represalia los argentinos tiramos una bomba atómica sobre las islas 😀

    Creo que tengo esos dibujos por aquí, a ver si los encuentro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
El juego sin nombre

Acabamos el mes de marzo  haciendo mención a este programa de Fase Bonus: Ante la vorágine de grandes lanzamientos producidos...

Cerrar