“Será de plástico, pero les vamos a dar por el culo con él”

Eso dijo en los años 60 un soldado del Ejército americano, que expresó con la máxima claridad al periodista de turno lo que pensaba del mar de críticas vertidas sobre el M16 por su endeble construcción frente al M14 al que sustituía. Estados Unidos comenzaba a enfangarse en Vietnam, y muchos dudaban de la efectividad de un arma de concepción tal vez demasiado moderna en una guerra donde muchos combates se acababan dirimiendo cuerpo a cuerpo: golpear a un enemigo con la sólida culata de madera del M14 casi garantizaba noquearle mientras que la del M16, hecha de plástico, se rompía en pedazos. Pero el M16 había llegado para quedarse, no tardó en demostrar lo que valía (pese a numerosos problemas, que también) y cuarenta años después de entrar en servicio sigue siendo el fusil de asalto reglamentario del U.S. Army.

Algo parecido sucede ahora con las impresoras 3D. A caballo entre la ciencia ficción y el juguete, parecía que estos increíbles aparatos nunca saldrían de ciertos ambientes muy restringidos ni tendrían un uso más allá del estrictamente profesional. Pero ya se empiezan a vender modelos hasta en MediaMarkt, que permiten “imprimir” cucadas como este mini Commodore 64 con su unidad de discos y todo:

Está claro que las impresoras 3D han llegado para quedarse y que los progresos de su tecnología abren un mundo casi infinito de posibilidades. Porque el mini C-64 de las fotos sólo es un juguete, sí; pero quién sabe si en unos cuantos años podremos imprimir en nuestro domicilio una reproducción que funcione perfectamente. O un Spectrum, claro. De momento, los mass mierda se hacen eco de lo obvio: dentro de poco, gracias a estos chismes todos podremos tener nuestro propio M16 con el que poner paz en las reuniones de vecinos, enseñar a nuestra familia a defenderse sin necesidad de malgastar valiosos recursos públicos susceptibles de ser privatizados por el bien común y, en lo que a mí respecta, conquistar el poder mundial. Temblad, hijos de perra: me voy al MediaMarkt.

El autor ha reproducido hasta el embalaje. Cool!!

2 responses

  1. josepzin dice:

    Muy interesante lo que dices del M16, ¡no lo sabía!

    Que monada ese minic64 😀 😀

  2. Leo Rojo dice:

    Gracias. Ese C-64 es perfecto para hacer bonito en un estante de casa 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
“Doctor Aventuras”

El pasado 27 de septiembre de 2013 asistí en el Matadero de Madrid a la charla que Andrés Samudio ofrecía...

Cerrar