Raspeccy Pi

¿Guardas por ahí la carcasa de un Gomas y tienes a mano un Raspberry Pi? A continuación te ofrecemos una idea para sacarles partido:

El Raspberry Pi se enmarca en la familia de los llamados nanoPC, cuya popularidad no cesa de aumentar gracias a su inigualable relación entre precio, tamaño y potencia. Por unos 45 euros es posible adquirir un ordenador con el tamaño aproximado de una tarjeta de crédito y que de acuerdo, no podrá con un Crysis 3, pero resulta ideal para convertir la tele del salón en una smart TV de primer nivel, con Wi-Fi y capacidad para ejecutar toda clase de contenidos multimedia (incluyendo video en alta definición) y emuladores, como los del Spectrum o un MAME con tantos juegos como puedan caber en la tarjeta SD que se incluya en el equipo. Porque el Raspberry se orienta inicialmente a los chalados por la informática: el fabricante vende la placa “pelada” a través de Internet y es el usuario el que debe montarle posteriormente los elementos necesarios para ponerla a funcionar, como la alimentación eléctrica, el soporte para almacenamiento de datos, el sistema operativo (Linux o Android preferiblemente) e incluso la caja. De entrada esto limita el atractivo que el chisme pueda tener para el usuario corriente, pero existen empresas que por no más de 100 euros venden el ordenador completo en multitud de variantes, ya montado y listo para enchufar y disfrutar.

¿Quién dijo que el Spectrum era un microordenador?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Magos de la canasta

El baloncesto siempre ha sido un deporte popular, pero fue a partir de la década de 1980 cuando dio los...

Cerrar