¡Que no pare la música!

Al menos durante las próximas tres horas:

Componer música para videojuegos en máquinas de ocho bits siempre fue algo meritorio, especialmente en el Spectrum de 48 Kb. La llegada de los modelos de 128 Kb, con su chip de sonido incorporado, facilitó algo las cosas. Pero no por ello dejaba de ser una labor complicada sacar partido de ese chisme para que no sonase como una cacofonía. El video adjunto lo demuestra recopilando una buena tanda de melodías, las suficientes como para distraerte un buen rato. Algunas son más conocidas que otras, pero de lo que no cabe duda es del buen hacer de los músicos que las crearon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Tres amigos

Aunque no haya pasado a la historia por ningún hecho particular, el año 1983 fue seguramente uno de los más...

Cerrar