Proyecto X

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Xinclair dice:

    Esto me recuerda al comandante Lightoller, único miembro de la oficialidad del Titanic que sobrevivió al hundimiento. Interrogado por un juez sobre las razones que le decidieron a abandonar el barco, Lightoller respondió: «Yo no abandoné el barco, fue el barco quien me abandonó a mí»

    Resulta evidente que no es la sociedad la que no está preparada para el coche eléctrico, si no, la propia tecnología actual la que no está preparada, esperemos que como sociedad en su conjunto, no acabar como Sinclair Research LTD, y todo apunta que vamos por ese camino, cuesta abajo, sin frenos y con el pedal del acelerador pisado a fondo.

  2. Radastan dice:

    Con tan sólo meter una rueda más atrás hubiera bastado para confiar en el proyecto. Pero eso de tener que sacar el pié cada vez que te detienes, y lo que implica en un día de lluvia (sobre todo en el país de origen) hacen de esto algo absurdo.

  3. liquidtension dice:

    Me parece increíble que este hombre no sea capaz de darse cuenta de lo evidente. Esto es un trasto inútil, en los años 70, quizás, como curiosidad y para ciertos excentricos, hubiera sido un budget adquirible (aunque tambien lo dudo), pero en la actualidad…lo dicho, este señor ha perdido el norte por completo.

  4. suso dice:

    No se si el mercado está preparado para el coche eléctrico o no pero es que esto no es un coche es una bicicleta reclinada con carenado y asistencia al pedaleo. No es ningún invento revolucionario pero con algo de espacio sobre la rueda delantera para poner la compra podría ser una alternativa bastante digna a un ciclomotor.

  5. Leo Rojo dice:

    Suso: Yo sigo sin verlo práctico hasta en ese supuesto que planteas, la verdad. De todos modos habrá que esperar a que salga y alguien cuelgue sus impresiones en la Red. Porque probarlo, lo que se dice probarlo no creo que pueda, aunque a me encantaría tener la ocasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
El secreto de Stephen Crow

Echar hoy día una partida con Starquake es echarla con uno de los escasos juegos para Spectrum a los que...

Cerrar