Presumiendo en el trabajo

Y ustedes se preguntarán: ¿presumiendo de qué?

¿De veras hace falta responder a esa pregunta?

¿En serio?

Alan Mitchel, es un ciudadano escocés residente en Australia que me dio permiso para subir esta foto, la cual, como ya habrán adivinado es de su autoría y demuestra la fuerza de su pasión por el Spectrum. Tanta como para presumir de ella al menos ocho horas diarias. Y públicamente, sin esconderse. ¿Pero de verdad hace falta ocultar semejante pasión a nadie? Por supuesto que ni por asomo. Incluso en un lugar como Australia, que algunos dirían tan alejado del Spectrum como de su propio país. Y nada más erróneo: Australia no es sólo la patria de grandes iconos de la cultura universal como Paul Hogan, Dannii Minogue o Chris Browm, sino que también fue la sede de Melbourne House, una de las distribuidoras de software más célebres y prestigiosas de su época, que apadrinó a su vez a uno de los mejores grupos de programadores que disfrutaron tanto el Spectrum como sus propietarios. Los chicos de Beam Software crearon a Horacio, la primera y para muchos principal «mascota» del Spectrum, y a lo largo de su carrera se responsabilizarían de muchos videojuegos que, de haberse publicado para ciertos sistemas americanos o japoneses, estarían hoy en el Olimpo de la industria junto a clásicos de Atari o Nintendo.

Cantaba el gran Javier Krahe que en las antípodas todo es idéntico a lo autóctono. Sin ser del todo cierto, tampoco es que anduviese precisamente descaminado. A fin de cuentas ¡allí también tenían Spectrums como en Inglaterra! Algo lógico: no en vano Australia pertenece a la Commonwealth, tiene por jefa de Estado a Isabel II y fue, en sus inicios, una colonia – prisión para los convictos británicos más indeseables, aquellos que en la metrópoli no querían ver ni en pintura. Claro que en el siglo XVIII los británicos no imaginaban que un día esos convictos se vengarían. Y del modo más cruel imaginable. De hecho, se pasaron tres pueblos:

Ejemplar de serpiente marrón australiana (Pseudonaja textilis) modificado genéticamente y mimetizado con gafas de sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.