O rei Ayrton Senna do Brasil

Hace algunos días estuve en los cines Princesa de Madrid viendo Senna, obra del cineasta Asif Kapadia centrada en la figura de Ayrton Senna que, pese a sus defectos, no deja de ser por ello una gran película destacable sobre todo por su emotividad. Viéndola resulta complicado no identificarse de alguna manera con el protagonista, al que muchos consideran como el mejor piloto de Fórmula 1 de todos los tiempos. Si bien es cierto que su prematura y trágica muerte durante el infausto Gran Premio de San Marino de 1994 contribuyó en gran manera a la mitificación de Senna por encima de cualquier posible claroscuro, en modo alguno puede obviarse el inmenso talento de un deportista que contribuyó con su genio a escribir algunas de las páginas más memorables en la historia reciente de la Fórmula 1. Como en aquel GP de Mónaco de 1984 convertido en naumaquia por una intensa tromba de agua en el que Senna, pilotando un coche muy inferior al de sus rivales, escaló desde la decimotercera plaza hasta acabar segundo. Y no ganó porque los jueces de carrera la suspendieron, en una controvertida decisión que el brasileño siempre atribuyó al que era presidente de la FIA por aquel entonces, el francés Jean Marie Balestre, con objeto de favorecer así a otro francés: Alain Prost. Aquel fue el primer encontronazo de una rivalidad que se convertiría en legendaria, con ambos pilotos enfrentados a muerte dentro y fuera de los circuitos. Paradójicamente la retirada de Prost en 1993 propició un acercamiento entre ambos, y si la memoria no me falla el galo colabora actualmente en proyectos a beneficio del Instituto Ayrton Senna, una idea del campeón brasileño para mejorar la enseñanza de los niños pobres de su país que finalmente pondría en marcha, a título póstumo, su hermana Vivianne.

En lo que a videojuegos se refiere, Senna no hizo demasiado acto de presencia por los dominios del Spectrum porque el cénit de su trayectoria deportiva llegó en plena decadencia del ordenador, entre 1988 y 1991. No obstante podemos toparnos con el as brasileiro en Formula One, publicado por CRL en una fecha tan temprana como 1985, cuando Ayrton sólo era una firme promesa. Este peculiar y casi desconocido simulador de gestión deportiva nos pone al mando de un equipo del “gran circo” para llevarlo a lo más alto. Lo más llamativo es que todos los nombres de equipos y pilotos que aparecen en él son auténticos, por lo que es posible emular la vida real fichando al propio Senna y a Elio de Angelis para correr con Lotus. Una elección no exenta de cierto tono macabro por cuanto de Angelis también se mató en accidente, en este caso durante unos test en el circuito Paul Ricard. Por lo demás Formula One es tremendamente simple, pero tiene ese “algo” propio de juegos cutres como este capaz de lograr que te enganches con él de la forma más tonta. Además, desde la óptica actual tiene mucho encanto un programa en el que aparecen grandes nombres del automovilismo ochentero como Keke Rosberg, Nelson Piquet, el alocado Andrea de Cesaris o Michele Alboreto.

Y poco más, pues ya he comentado que el Speccy llegó demasiado pronto para Senna y Senna llegó demasiado tarde para el Speccy. No obstante es una pena que el nombre de aquel gran piloto no figure en el que quizás sea el mejor juego de Fórmula 1 para el micro de Sinclair, Nigel Mansell´s Grand Prix, que salió el mismo año en que Ayrton ganó su primer Mundial, en 1988. Habría sido una gozada tener la oportunidad de entrometerse en el colosal duelo Senna-Prost de aquella temporada y cambiar la historia, pues los McLaren de ambos pilotos iban como un tiro mientras que el Williams de Mansell se arrastraba por las pistas, algo que en el juego no influye. Pero no, no hay escuderías (por lo tanto tampoco tenemos la posibilidad de luchar por el Mundial de Constructores) y los nombres de los pilotos son todos inventados, lo que indudablemente le resta al asunto una parte de su gracia. Cosas de los derechos de imagen. Por entonces la F1 ya se estaba convirtiendo en un negocio gigantesco, mucho más de lo que había sido hasta entonces. Y los videojuegos también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Retroencounter news

Porque casi tres meses después de su celebración la Retroencounter sigue dando que hablar y proporcionando novedades, especialmente en forma...

Cerrar