Músico loco

De los cuatro grandes ordenadores de ocho bits comercializados en la década de los ochenta (Commodore 64, Amstrad CPC, MSX y ZX Spectrum) el último de ellos era, con diferencia, el peor dotado para generar sonido y, por ende, música. Tito Clive no creía en el uso lúdico de los ordenadores y concibió los suyos como instrumentos para que el hombre de la calle pudiese introducirse en la informática y aprender a programar de forma asequible y sencilla, así que le importaba un bledo que estos pudiesen “lucirse”. De hecho, siempre renegó de que el Spectrum se hubiese convertido en la videoconsola de Europa, dispuesta a alimentar el hambre insaciable de millones de adictos a los videojuegos… cuando era precisamente por eso por lo que muchos se lanzaban a aprender programación, contribuyendo a hacer del Spectrum, un chiste del que todos se mofaban, una respetable herramienta de trabajo y un medio de vida.

De un hijo a su padre: “¿No te gusta lo que hago? Pues te jodes”.

Siempre me ha fascinado la capacidad de ciertas personas para sacar partido de los (escasos) recursos del Spectrum y elevar sus límites, cuando no burlarlos directamente. Sobre todo en lo que se refiere al sonido donde, como ya he comentado, partía en clara desventaja frente a sus rivales directos, mayor aún que en otros aspectos técnicos. En su momento se crearon auténticas maravillas, y aún hoy tenemos a quien está dispuesto a demostrar lo bien que puede sonar el pequeño chisme inglés echando mano de un poco de inventiva y buen gusto. Es el caso de Scalesmann y su Some words about chilling rain, un ligero EP con siete cancioncillas compuestas tirando en este caso del chip AY incorporado en los modelos de 128 Kb. Haciendo honor a su bucólico título, esta obrita se aleja de las estridencias tecno habituales del género chiptune y se deja escuchar en un ambiente relajado, si bien para hacerlo tendréis que echar mano de un reproductor como el ZXtune, ya que está grabado en un formato especial en lugar del típico MP3.

Puedes pinchar aquí para bajarte el disco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Nunca dejaré de sorprenderme…

…ante el potencial oculto de las viejas máquinas de ocho bits y la capacidad de tipos como Bob Smith para...

Cerrar