Movilización general

Vaya por delante que nunca he creído demasiado en las posibilidades de la telefonía móvil, al menos tal y como está planteada en la actualidad. Ya lo dejé caer cuando tuve ocasión de probar la fallida N-Gage y lo confirmé tiempo después. Las cosas han cambiado un poco con los smartphones de pantalla táctil que tan de moda están ahora, pero aunque sea posible jugar al Angry Birds cómodamente y efectuar algunas tareas con más soltura que antaño, el diseño de los modernos terminales de hoy es básicamente el mismo que el de sus ancestros de hace diez o quince años, lo que limita bastante su funcionalidad.

Dejando a un lado lo tedioso que resulta navegar por Internet en ausencia de una red Wi-Fi decente, la pantalla de un móvil sigue siendo pequeña para visualizar correctamente la mayoría de los contenidos multimedia que en un dispositivo de mayor tamaño no ofrecen pega alguna, incluyendo páginas web. De poco sirve que pueda hacerse zoom arrastrando los dedos como si estuviésemos en pleno proceso de rehabilitación tras un ictus cerebral: para mejorar la experiencia de uso hay que agrandar la pantalla y eso nos lleva a transformar el móvil en un ladrillo, algo que no es del agrado de todo el mundo.

«Qué contento estoy con mi nuevo móvil, oyes. Si me pongo un pantalón sin bolsillos puedo guardármelo en la entrepierna y todavía sobra sitio».

No me cabe duda de que el futuro inmediato (cuestión de unos pocos años) de estos chismes pasa por el grafeno y su aplicación a elementos como gafas e incluso pantallas ultrafinas del tamaño de media cuartilla que puedan doblarse para caber en cualquier bolsillo; pero mientras llega ese momento lo que hay es lo que hay, y aunque El Spectrum Hoy es una web de temática minoritaria orientada a una parcela de usuarios que no acostumbra a navegar desde su móvil, alguna que otra visita llega por este medio. Por eso me he decidido a instalar un plugin de esos que adaptan WordPress a dispositivos móviles, con objeto de que quienes entren en la web usando un smartphone puedan navegar por ella con una comodidad y rapidez de carga algo mayores que usando el theme normal, manteniendo de paso casi todas las funcionalidades incluidas en el menú lateral.

No es que me haya complicado especialmente la vida poniendo en marcha el invento, pero creo que cumple con su obligación: permitir una consulta rápida de la web mientras uno está fuera de casa.  No obstante, he preferido que la visualización del theme móvil esté desactivada por defecto al acceder desde un dispositivo compatible, ya que de este modo los usuarios de una tablet con Android o un smartphone grande y potente como el Samsung Galaxy S podrán seguir disfrutando de El Spectrum Hoy con su aspecto habitual, mucho más bonito. Para activar el “modo móvil” sólo hay que desplazarse hasta el footer situado al final de la página de inicio, y pulsar un botón claramente visible, teniendo en cuenta que nuestro dispositivo memorizará la configuración y la mantendrá en sucesivos accesos, siendo necesario volver a pulsar dicho botón para regresar a la configuración normal.

¿Mola o no mola?

Espero que disfrutéis de la “nueva” web. En aquellos casos en que lo juzguéis necesario, claro, porque no lo será en todos: en un iPad, por ejemplo, El Spectrum Hoy luce de puta madre con su aspecto normal. En mi modesto Nokia 500, por el contrario, el cambio de aspecto se hace casi imprescindible incluso cuando se utiliza la red local de casa para navegar, mejorando bastante las cosas. En fin, no creo que esta nueva posibilidad de uso vaya a ser muy aprovechada porque quienes usan un smartphone al máximo de sus posibilidades suelen ser en su mayoría jóvenes, más interesados en el Whatsapp y las redes sociales, pero ahí está. Y el día que el grafeno se popularice desactivo el tinglado y listos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.