Magos de la canasta

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Superestrellas de la programación (y II)

Y llegó la hora de publicar la segunda entrega de nuestra vieja Leyenda dedicada a esos seres excéntricos que antes...

Cerrar