Leyendo “Micromanías”

A eso me estoy dedicando últimamente durante algunos de mis ratos libres mientras mi novia, sentada a mi lado, pasa el rato viendo la tele.

Simplemente me ha dao la vena. La retroinformática y los viejos juegos de ordenador (sobre todo los de Spectrum, para qué nos vamos a engañar) siguen estando ahí.

A todo esto, Micromanía está a un tris de soplar sus primeras veinticinco velas, todavía puntualmente en el quiosco cada primero de mes. Todo un record.

Ciao, nenes y nenas. Voy a seguir leyendo.

3 Responses

  1. josepzin dice:

    No quiero ni pensar como quedo mi coleccion de Micrimanias y demas material retro… hace unas semanas entraron ladrones a la casa de mis padres y dieron vuelta y revolvieron todo… desparramando todo lo que encontraron…. 🙁

  2. Leo Rojo dice:

    Joder, menuda putada :-(.

    Espero que dentro de lo grave, la colección no se haya visto muy afectada.

  3. german dice:

    Que buenas epocas las de Micromania y el Spectrum. Yo las recibía en Argentina con 6 meses de retraso y no dejaba en paz al hombre de las revistas hasta que me la conseguía (apenas tenía 9 años de edad). Ni hablar que en la actualidad me dedico completamente a la informática =D
    Ahora vivo en Madrid, siempre tuve el sueño de vivir en España y muy posiblemente eso sea gracias a la revista Micromanía.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
“Deus ex Machina”, el primer juego gafapasta

Sin comerlo, sin beberlo y sin saber muy bien por qué, estuve un largo rato de domingo, un nueve de...

Cerrar