La Sábana Santa

Pero no ese timo del siglo XIII que guarda la iglesia católica, sino la buena, la auténtica:

Los seguidores de la web en Facebook llevan unos días pudiendo leer referencias al veinticinco aniversario de la primera Micromanía Segunda Época, pero habría sido un poco absurdo no mencionarlo en la propia web. Más allá de la sorpresa mayúscula que provocó su lanzamiento (se hizo sin apenas publicidad), la “nueva” Micromanía representaba la cima del poder casi omnímodo de la editorial Hobby Press: sin apenas competencia en el sector, acaparando la atención y las ventas con sus revistas, la empresa podía hacer prácticamente lo que le viniera en gana, como doblar el tamaño a la vez que reducía el precio a la mitad. Y lo hizo. Y aunque fuese a costa de insertar más publicidad y de utilizar un papel de calidad bastante pobre, el resultado valía la pena especialmente para los chavales que, hasta entonces, sufrían cada primero de mes al tener que pedir dinero a sus padres para comprar una publicación que era vista con indiferencia, cuando no directamente con desprecio, por la mayoría de los adultos. Pero los tiempos estaban a punto de cambiar: el desembarco de la nueva generación de videoconsolas japonesas y la entrada masiva de los ordenadores en el hogar estaba a la vuelta de la esquina, y las Micromanías de la Segunda Época, con su enorme formato tabloide, estarían allí para mostrarnos de primera mano el inicio de una fascinante nueva era.

2 Responses

  1. JMV dice:

    Y el comienzo del fin de los 8 bits… aunque Micomanía seguiría bastantes años más en el candelabro.

  2. Leo Rojo dice:

    Efectivamente. El gran acierto de Micromanía era que su planteamiento le permitía evolucionar con los tiempos, ya que no se centraba en un único sistema. Además sus mandamases supieron gestionar muy bien esa evolución. Revistas como Microhobby o ZX estaban condenadas desde su nacimiento: con la muerte del Spectrum, se irían a la tumba con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Espejito espejito…

Que nadie se asuste, que no vamos a hablar del fistro protagonizado por la hija de Phil Collins, sino de...

Cerrar