La mejor forma de comerse el coco

O de comer cocos, que también:

Tal vez sea este y no otro el mejor videojuego español de la historia junto con Risky Woods. Como mínimo es de los pocos que han envejecido con dignidad dentro de ese fenómeno llamado Edad de oro del software español y que, dejando a un lado el impulso de la nostalgia, resultó ser más bien de hojalata. El mejor juego publicado nunca por Topo Soft llegó tal vez en un momento en que nadie se lo esperaba, lejanos aún los “meses fuertes” del año (los previos a la Navidad) y de la mano de un producto que de entrada no era más que la enésima revisión del clásico Pac Man. Pero Mad Mix Game resultó ser mucho más que eso: no era ya que la realización técnica fuese impecable, más allá de los excelentes gráficos que se le presuponían a cualquier videojuego español, sino que además era extremadamente jugable, muy divertido. Y eso sí que era algo a tener en cuenta en un escenario, el de la “industria” del videojuego español, trufado de medianías disimuladas con un bonito vestido.

En resumen, estamos ante el que quizás sea, junto a Trog, el mejor clon existente del Comecocos, ante uno de los pocos juegos de la Edad de hojalata oro con los que todavía puedes echar una partida y pasar un rato cojonudo sin tener la sensación de haber sido timado años atrás; de haber participado en una versión moderna del cuento ese del nuevo traje del emperador. En el bando de los que se hacían los ciegos, por supuesto.

Artículo relacionado: Lo mejorcito de la “edad de oro”.

2 Responses

  1. ¡Jopé qué sorpresa! Y que buenas alegrías me sigue dando aún hoy. Para que aún no lo haya jugado o quiera recordarlo, lo podéis hacer desde la web oficial de Topo que hemos publicado sus creadores: toposfot.org

  2. Leo Rojo dice:

    Muchas gracias Rafa. Y de sorpresa nada: uin juego como este merece ser mencionado aquí y en cualquier parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
La Sábana Santa

Pero no ese timo del siglo XIII que guarda la iglesia católica, sino la buena, la auténtica: Los seguidores de...

Cerrar