Imitando a Carlos Boyero, pero con videojuegos

Alguna vez me han preguntado por qué dedico tan poco espacio en la web para los nuevos juegos de Spectrum que se publican. Teniendo en cuenta la cifra de programas que cada año ven la luz, sorprendente para una máquina que lleva muerta comercialmente casi dos décadas, hasta podría montarme una sección de críticas bastante bien surtida que me proporcionaría no poco curro. Sin embargo se trata de un tema que no me seduce en exceso, puesto que ya existen algunas páginas estupendas que se hacen eco de todas las novedades con mayor presteza de lo que lo haría yo, incluyéndolas de paso en artículos de buena o muy buena calidad general.

Así y todo, existe gente a la que le interesa conocer mi opinión sobre estas novedades. Y hasta se atreven a pedirme que las haga públicas y las ponga a disposición de la humanidad, aunque sea en web ajena. Tal es el caso de Tony Brazil, uno de los “popes” del mundillo español del Spectrum, que me contrató a sueldo me pidió que escribiese algo sobre el último juego en cuyo desarrollo ha participado como betatester. El objetivo final era publicarlo en El mundo del Spectrum, la web con la que Tony colabora habitualmente.

“Te haré una oferta que no podrás rechazar…”

¿El motivo? Tony estaba dispuesto a escribir la crítica él mismo, pero dado que fue uno de los que participaron en el parto de la criatura, tenía miedo de que le acusasen de ser menos imparcial que Gamal Al-Ghandour. De esta forma, decidió ofrecerme una buena pasta buscar a alguien dispuesto a hacer el trabajo sucio. A fin de cuentas las flores se las íbamos a echar igual, pero al menos no se notaría tanto.

¿El resultado? Pues podéis verlo a continuación:

Leer Teodoro no sabe volar (Retroworks – 2010).

2 comentarios

  1. tbrazil dice:

    ¡que cabrito eres! pero me he reido bastante con esto :-D. Sin duda hiciste un texto muy bueno y objetivo, si quieres hacer alguno más te extiendo el contrato 😛

    Un Saludo
    T.BRazil

  2. Leo Rojo dice:

    Juas!! Soy un cabrón con pintas :p.

    La verdad es que la experiencia me pareció curiosa. Si querçeis que comente alguna novedad más no tenéis más que pedírmelo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
“Yo elijo ser dictador, tío”

La semana pasada, utilizando mi cumple como excusa me decidí a comprar Pyongyang, obra del dibujante canadiense Guy Delisle que...

Cerrar