Feliz Navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
La vagancia, máxima expresión de la elegancia

Lo reconozco: soy un vago. Para horror de neoliberales y de todos aquellos que consideran, así en general, que el...

Cerrar