Enganchados a la ZXDS

La Nintendo DS es sobradamente conocida hasta para quienes no saben de videojuegos. Lanzada en 2004, se han vendido alrededor de 160 millones en todas sus variantes, contribuyendo a mantener la posición hegemónica de Nintendo en el terreno de las videoconsolas portátiles, un soporte vital para la firma nipona pese a que estos aparatos se están viendo paulatinamente desplazados por teléfonos móviles y tabletas. El éxito de la DS a lo largo del tiempo ha ido fraguando una sólida comunidad de usuarios, muchos de los cuales han sacado partido de su muy aceptable potencia, las facilidades para programarla y sus innovadoras características (entre las que destaca, por supuesto, la pantalla táctil) para ofrecer alicientes al público fuera de los cauces del software oficial. Especialmente en materia de emuladores, donde la consola se ha ganado una buena reputación.

Por ello, no sorprende que emuladores como ZXDS sean casi tan conocidos como la propia DS. Aunque este emulador de Spectrum existe desde hace años y ya lo había probado un par de veces, nunca lo había “estrujado” a fondo por no tener a mano una consola que poder usar a diario. Ahora que he podido hacerlo aprovechando viajes y tiempos muertos, mi conclusión es clara: ZXDS es posiblemente el mejor emulador de Spectrum que existe. No solo se adapta como un guante a la máquina “huésped” sobre la que funciona, sino que saca el máximo partido de sus singularidades para hacer que la experiencia de uso sea inmejorable, permitiendo hasta conexiones Wi-Fi para jugar en red con otra persona. Obviamente los juegos que más se disfrutan son los arcades, en los que la ergonomía de la DS y la buena respuesta de cruceta y botones incluso facilita el manejo de algunos juegos respecto a un emulador de PC o un Spectrum auténtico, con el añadido de que en la pantalla de la consola, cuya calidad de imagen es intachable, los gráficos pueden verse mejor y más definidos que en televisores o monitores modernos, cuyo gran tamaño resulta indigesto para el voluntarioso pero limitado Speccy. Juegos como Exolon o Ranarama, además de plenamente disfrutables, se ven preciosos en la portátil de Nintendo; pero ZXDS, que por lo demás ofrece una emulación 100% fidedigna del Spectrum, es sencillísimo de utilizar e incluye todas las opciones habituales (emulación de diversos modelos, grabación de partidas en curso y demás), permite sacar partido sin complejos al enorme catálogo de software para Spectrum en el ámbito de una videoconsola portátil.

¿Mola o no mola?

Y esto es así porque ZXDS aprovecha como pocos programas la característica más singular de la DS: su pantalla táctil. Desde ella, y una vez copiado el programa junto con un puñado de juegos a una de esas tarjetas que se insertan en el Slot-1, todo se maneja y configura mediante los dedos o el puntero, y en ambos casos responde correctamente. Lo más llamativo es sin duda el teclado virtual proyectado en la pantalla táctil, cuyas posibilidades van más allá de poder teclear con cierta comodidad en aventuras conversacionales ya que juegos como The Sentinel, con un control por teclado muy farragoso en un Spectrum real, se disfrutan mucho más combinando la cruceta (para mover la cabeza de nuestro personaje) la botonera y el teclado. Para todo hay excepciones, claro: yo no consigo apañarme con The Way of Exploding Fist. En la consola se me hace imposible de jugar. En cambio, el manejo de simuladores de vuelo como Fighter Pilot o Tomahawk me ha parecido bastante agradable, y una vez se acostumbra uno es posible accionar con el puntero determinados controles sin apenas bajar la mirada.

Ranarama y Trapdoor lucen así de guapos.

Vamos, que en resumidas cuentas me lo estoy pasando muy bien con un chisme que seguramente más de uno tiene olvidado en el fondo de un cajón, y que solo por perlas como este emulador merece una atención periódica. En este aspecto, las videoconsolas portátiles aún tienen mucho que decir frente a sus presumibles sucesores: el móvil y la tablet.

2 thoughts on “Enganchados a la ZXDS

  1. In Way of the Exploding Fist, press 0 during demo to switch to joystick controls first. Those can be mapped to D-pad quite well, unlike the default keyboard controls.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.