Do! de pecho

De espléndida puede juzgarse a esta conversión para Spectrum de la recreativa Mr. Do! lanzada en 1982 por Universal Entertainment, una empresa tokiota especializada en juegos de azar que a finales de los setenta apostó, nunca mejor dicho, por el mercado de las recreativas. Suya es por ejemplo Space Panic (1980), un arcade muy divertido que sin embargo no tuvo el éxito inmediato que merecía. Justo lo contrario que Mr. Do!, seguramente su juego más conocido, rápidamente trasladado a toda clase de ordenadores y consolas… excepto al Spectrum, para el que no existió una conversión oficial. Lo más cercano es un mediocre clon de 1983 titulado Magic Meanies y que hoy nadie recuerda, aunque sus autores tuvieron tiempo para dejar su impronta en la «juegoteca» del Speccy homenajeando a un tío grande.

Pero como nunca es tarde si la dicha es buena, la versión extraoficial de Mr. Do! que hoy traemos a colación nos aclara que la espera mereció la pena, porque el juego no desmerece para nada al original (especialmente cuando funciona sobre un Spectrum de 128 Kb) y como mínimo es tan divertido como él, aunque la dificultad sea bastante elevada. Los enemigos no dan tregua en ningún momento, y como se mueven más aprisa que nosotros nos obligan a pensar en nuestro afán por recolectar cuanto antes todas las cerezas de cada nivel, si bien es posible combatirles mediante una especie de boleadoras que llevamos encima o bien aplastarlos arrojando sobre ellos una manzana enorme hasta acabar con todos ellos. También se puede pasar de nivel completando la palabra «extra» o encontrando un diamante escondido, pero lo mejor es ir al grano y no liarse en camisas de once varas. Estamos pues ante un arcade con cierto tinte estratégico, vital para progresar y hacer un papel digno que nos permita llegar lejos e inscribir nuestro nombre en la tabla de records.

Si bien la labor del programador Adrian Singh resulta encomiable, su nombre queda eclipsado por la presencia en los créditos de Mark R. Jones. Grafista y músico de Ocean Software en su época dorada (que empieza más o menos desde finales de 1986), que haya acabado trabajando en este Mr. Do! para Spectrum casi puede interpretarse como algo lógico, habida cuenta que de niño veía a su hermano jugar con la recreativa y pronto se convirtió en una de sus favoritas. Mr. Do! fue uno de los juegos que le impulsaron a trabajar con ordenadores, y más concretamente haciendo gráficos y pantallas de carga para programas como Platoon, Total Recall o el celebrado Wizball.

Descarga el juego aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.