“La vida de los muertos perdura en la memoria de los vivos”

Y en el caso de Steve Jobs bien cierta que será esta frase, original de Marco Tulio Cicerón. Para la mayoría, y más ahora que ha muerto, Jobs fue un genio y un visionario. Para el resto, entre los que me encuentro, fue poco menos que un vendedor de humo y un trilero. Sin embargo no es posible obviar lo que su trabajo significó para que la informática entrase en los hogares de todo el mundo.

«Dadme una manzana y cambiaré el mundo».

En principio no pensaba escribir nada sobre el fundador de Apple porque con todo el mundo haciéndose eco de su fallecimiento no lo veía necesario, y menos en una web como esta. Pero luego recapacité y lo pensé mejor: el Spectrum también le debe algo al tío que construyó un imperio desde un garaje armado con un soldador y una caja de madera. Y a buen seguro que su historia y la de sus eternos enemigos de Commodore, Amstrad o el formato MSX habría sido muy distinta sin Apple de por medio. De hecho, el C-64 nació para competir directamente con los chismes de la manzana. Jack Tramiel, Clive Sinclair, Alan Sugar… Todos envidiaban el éxito de Steve Jobs y trataron de imitarlo a su manera. Y luego está el videojuego en cuyo desarrollo intervino Jobs, el Breakout, que con los años se convertiría en uno de los más recordados para micros de ocho bits en general y Speccy en particular. Tito Steve habrá sido un vendedor cojonudo antes que un mago de los ordenadores, pero la realidad es que todos le debemos una. También el Spectrum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.